No se debe adoptar un perro por compasión

Se podriá pensar viendo esta foto que Selmo es un perro frágil que expresa todas la penas del mundo… Pues bien, para nada… no hay que fiarse de todas estas apariencias que podemos ver en la actitud de un perro.

Selmo es un guerrero, perro alegre, que muestra un carácter fuerte. Es por eso que decidí adoptarlo y no porque tenga una cara enternecedora.

En una adopción, no hay que tener en cuenta los buenos sentimientos o el aspecto estético…

Hay que pensar :

¿Soy la persona adecuado para este perro ?

¿Este perro es él adecuado para mí ?

¿Seré capaz de aportale todo lo que necesita y respectar lo que es y su carácter ?

En el primer encuentro, tenemos que preguntarnos quien es el perro que se encuentra frente a nosotros.

¿Es compatible su forma de ser con la nuestra ?

Tantas preguntas que a veces se nos escapan y pueden provocar graves malentendidos